Cristina Alonso, entre la lírica y la feminidad

Cuando conoces a Cristina no te puedes imaginar la potencia y la capacidad de trabajo que cabe en esta chica. Cristina Alonso se dedica en cuerpo y alma a su profesión, la ilustración.

Después de estudiar Filología hispánica, cursó ilustración en la ESAT y en la Universidad Politécnica, donde empezó a definir un estilo que ahora engancha.

Chicas elegantes, feminidad y lírica, una buena base de trabajo que ha hecho que Cristina enlace un proyecto con el siguiente sin parar de trabajar. Hemos hablado con ella para preguntarle por su proceso de trabajo.

Cristina Alonso es una Ilustradora muy joven que está en el principio de una carrera muy larga, trabaja desde Valencia y aquí van las preguntas que nos ha respondido 🙂

Cristina Alonso

¿Qué es lo primero que haces a la hora de ponerte a trabajar?

Todo mi trabajo lo condiciona el formato en el que va a ser reproducida la ilustración: determina la lluvia de ideas (que requiere investigación y búsqueda de referentes) e incluso la fase de pequeños dibujos automáticos que hago, muy rápidos, donde busco conceptos interesantes antes de lanzarme a dibujar.
Cuando doy con una idea sugerente, tomo uno de mis lápices y comienzo a abocetar, sin miedo a gastar papel.

Dependiendo de la libertad creativa que tenga en cada proyecto, voy trabajando paso a paso con el cliente, revisándolo todo; o si tengo la suerte de dirigir artísticamente, tomo las riendas y trato de explotar la parte más creativa que hay en mí.

Cristina Alonso

¿Qué inspira tu trabajo?

Siempre he creído que la inspiración es el resultado de la combinación de dos factores: vivir porosamente abierto, absorbiendo toda la información que nos rodea, y el trabajo duro y constante.
Particularizando, me nutro mucho del mundo de la moda (donde destaco las campañas publicitarias de perfumes), de la fantasía de los cuentos de hadas, la fotografía (especialmente en blanco y negro), la música, los viajes, el cine…

¿Qué destacarías de tu proceso de trabajo?

Técnicamente hablando, creo que lo más interesante de mi trabajo es la combinación de lo clásico con lo moderno, que muchas veces se refleja también en las temáticas que empleo. Amo las técnicas tradicionales y todo el peso de mi trabajo lo lleva el dibujo analógico con grafitos, tintas y acuarelas. Posteriormente escaneo el dibujo para colorearlo digitalmente e incluir elementos más gráficos. En esta fase incorporo muchas texturas manuales (que fabrico y escaneo también) para darle un aspecto más vibrante al arte final. Creo que el resultado de esa fusión analógico y digital se obtienen trabajos con mucha frescura, que ofrecen lo mejor del “antes” y del “ahora”.

¿Qué artistas admiras o sigues?

vivir en una era tan visual y recibir tantísimas imágenes diarias, mue suele resultar difícil elegir unos autores y dejar otros en el tintero, pero siempre hay nombres que recuerdo fácilmente: los pintores prerrafaelistas, Gil Elvgren, Milo Manara, Audrey Kawasaki, Nicoletta Ceccoli, Benjamin Lacombe, Sophie Griotto…
Sigo a muchísimos ilustradores de moda, creo que destacaría el maravilloso trabajo de Ëlodie Nardeau.
También sigo corrientes de ilustración más conceptuales, que me enriquecen sobre todo en el mundo de ideas.

¿Qué papel tienen las redes sociales en tu día a día?

Creo que son esenciales y que hay que cuidarlas al detalle, sin dejarte absorber por ellas.
Hasta la fecha todos mis trabajos han llegado por medio de Behance, de partes del mundo muy distintas (USA, Australia, Alemania.…). Esto da cuenta de la tremenda visibilidad que aportan y de que son una excelente carta de presentación profesional y conexión con el público. Si uno sabe separar lo personal de lo profesional, el tiempo invertido en redes, se te devuelve sobradamente.

¿Crees que es necesario tener una web actualizada?

Sin duda. Si puedo, actualizo mi web semanalmente. En última instancia la web es el portafolio donde acuden los clientes para tener una imagen completa (y a veces la única) de nosotros. Mantenerla al día da cuenta de que existes, te mueves y que cuidas la forma en la que te presentas al mundo.

¿Se vive bien de esto? ¿Crees que está suficientemente valorado este trabajo?

La ilustración no es un camino fácil, pero cuando funciona es tremendamente satisfactorio. Se puede vivir de ello, y se puede llegar a vivir bien, aunque en España es particularmente complicado (se cobran muy bien los trabajos extranjeros, y bastante mal los nacionales).
Como en todo hay épocas de vacas flacas donde saber administrarse es esencial. Aprovechar estos momentos para desarrollar el portafolio y crear proyectos personales es lo ideal, ya que a menudo fructifican.
En cuanto a la valoración, te encuentras con actitudes de lo más variopintas: desde el respeto y la admiración hasta los abusos y el intrusismo laboral. Creo que si todos empezáramos por no aceptar tarifas insultantes y a defender lo que realmente vale nuestro trabajo, la situación mejoraría mucho.

¿Cómo te ves en cinco años?

Me gustaría estar trabajando con una agencia, sentirme más asentada y segura. Creo que poder dedicarme realmente a dibujar y no a preocuparme tanto porque la mitad de mi tiempo se va en papeleo, contratos y facturación, sería un sueño. Y por supuesto quiero seguir creciendo, aprendiendo y experimentando.

Elige un proyecto propio para recomendarnos.

Aunque pongo igual cariño en todos mis trabajos, creo que podría destacar uno reciente: Penguin Random House me encargó ilustrar por completo el libro de la conocida blogger Patry Jordan (Secretos de chicas). Ha sido un proyecto amplio, en el que me pidieron simplificar todo lo posible mi estilo y trabajar relativamente rápido (durante las fiestas de navidades y año nuevo). Lo reseño porque aunque fueron dibujos muy sencillos, fue un reto de flexibilidad, de horarios, de mantener un estilo más “minimal” a lo largo de más de 40 pequeñas ilustraciones de detalle. Trabajar con una editorial grande y ver el trabajo cristalizado en un libro es muy satisfactorio.

Cristina Alonso

Cristina Alonso

Cristina Alonso

¿Qué pregunta te harías? Respóndela

Me preguntaría qué me llevó a elegir esta profesión, porque no podría haberme dedicado a otra cosa que llenara tanto mi vida. Dibujo desde que tengo memoria, por pasión, y me sorprende cuando conozco estudiantes de ilustración que no tienen costumbre de dibujar.

De alguna manera ha sido vocacional: si me hubiera dedicado a cualquier otra cosa, no podría cubrir esa necesidad creativa que tengo, ni dibujar todo lo que me pide el cuerpo (o el corazón).

 

Cristina Alonso

Cristina Alonso

Cristina Alonso

Cristina Alonso

Muy interesante todo lo que nos cuenta Cristina, y muy agradecida de que haya dedicado un poco de su tiempo para contárnoslo.
Ahora puedes buscarla en redes sociales como @CristinaAlonso y en su  web www.cristinalonso.com

Si te ha gustado puedes compartirla o incluso dejar un comentario 🙂 ¡gracias por leernos!

Déjanos tu correo electrónico para estar al día de todo lo que pasa en el blog. No te preocupes, ¡No seré pesada!

Sabina Alcaraz
info@sabinaalcaraz.com
No Comments

Post A Comment